Seguro marítimo

Seguro marítimo: «Protección contra la pérdida de futuro».

 

De los cuatro modos de transporte – por carretera, ferrocarril, aire y mar – es esta última la que causa más preocupación, no sólo porque hay fenómenos naturales que pueden dañar la carga y el buque, sino también debido a otros incidentes y atributos que podrían causar una gran pérdida financiera. Por tanto, con el fin de evitar cualquier pérdida, lo más aconsejable sería realizar un seguro marítimo.

En la actualidad, cerca del 80% del comercio mundial se realiza por mar, de ahí que el seguro marítimo cobre tanto protagonismo.

El seguro marítimo tiene por objeto indemnizar los daños producidos por los riesgos propios de la navegación marítima.

El seguro marítimo ha evolucionado desde sus inicios, pues hoy en día existe un mayor alcance en los objetos asegurados. Según el artículo 409 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima, podrán ser objeto del seguro marítimo los intereses en:

1.-Los buques, embarcaciones y artefactos navales, incluso en construcción o desguace.

2.-El flete.

3.-El cargamento.

4.- La responsabilidad civil derivada del ejercicio de la navegación.

5.- Cualesquiera otros intereses patrimoniales legítimos expuestos a los riesgos de la navegación marítima.

 

Tipos de seguros marítimos

A la hora de contratar un seguro marítimo, en función del objeto asegurado, se determinará si es:

Seguro de buques, artículo 439 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima: Garantiza la responsabilidad por abordaje, cuando el buque asegurado sea declarado culpable de daños ocasionados a otro buque. Recoge riesgos de la navegación, de huelgas, pérdida de flete, riesgos de construcción, riesgos de reparadores de buques y protección e indemnización.

Seguro mercancías, artículo 453 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima: Garantiza las pérdidas o daños que pueda sufrir el flete.

Seguro de responsabilidad civil, artículo 463 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima: El asegurador responde como máximo hasta el límite de la suma asegurada por cada uno de los hechos que origen su responsabilidad ocurridos durante la vigencia del contrato.

 

Riesgos cubiertos en el seguro marítimo

Según el artículo 417 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima, el asegurador indemnizará al asegurado, en los términos fijados en el contrato, por los daños que sufra el interés asegurado como consecuencia de los riesgos de la navegación.

 

Exclusión de algunos riesgos en el seguro marítimo

Quedan excluidos de la cobertura del seguro los riesgos establecidos en el artículo 418 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima:

  • La guerra, declarada o no, civil o internacional, el bloqueo y los apresamientos que resulten de ella.
  • La captura, el embargo o la detención por orden de alguna autoridad nacional o extranjera.
  • La piratería, el motín, el terrorismo y las situaciones de alteración del orden público.
  • Las huelgas y los cierres patronales.
  • Las explosiones atómicas o nucleares, las radiaciones y las contaminaciones radioactivas.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *