LOS ACUERDOS STOPIA 2.006 Y TOPIA 2.006

Tras la entrada en vigor del Fondo Complementario, se produce un evidente desequilibrio entre las indemnizaciones procedentes de la industria naviera (Convenio de Responsabilidad Civil de 1992) y los aportados por la industria petrolera (Convenio del Fondo de 1992).

En consecuencia, el propietario del buque responde (Convenio de Responsabilidad Civil de 1992), en caso de siniestro, con una indemnización de hasta 89.770.000 de DEG, en tanto que la industria petrolera, en un supuesto de daños por contaminación en el territorio, en el mar territorial o en la ZEE de un Estado Parte del Fondo Complementario (del que sólo pueden ser integrantes los Estados pertenecientes al Convenio del Fondo 1992), puede verse en la situación de tener que indemnizar en una cantidad en exceso de dicha suma a cargo del propietario del buque, hasta completar 750 millones de DEG.

A fin de corregir dicho desequilibrio, el Grupo Internacional de Clubs de P&I, compuesto por 13 mutuas de seguros que entre ellas facilitan cobertura de responsabilidad civil para este tipo de siniestros al 98% aproximado de la flota mundial de petroleros, ha introducido, con carácter voluntario y a cargo de los propietarios de buques-tanque, un paquete de indemnización consistente en dos acuerdos:

  • El acuerdo STOPIA 2006 (SMALL TANKER OIL POLLUTION INDEMNIFICATION AGREEMENET), relativo a la indemnización de la contaminación por hidrocarburos procedentes de buques petroleros pequeños.

 

  • El acuerdo TOPIA 2006 (TANKER OIL POLLUTION INDEMNIFICATION AGREEMENT), relativo a la indemnización de la contaminación por hidrocarburos procedentes de los petroleros que no son considerados pequeños.

 

Ambos acuerdos entraron en vigor el 20 de febrero de 2006 y en base a los mismos, tanto el Convenio del Fondo 1.992 como el Fondo Complementario, seguirán siendo responsables de indemnizar a los demandantes en las cuantías establecidas en ambos instrumentos internacionales, pero serán resarcidos por el propietario del buque conforme a STOPIA 2006 y TOPIA 2006.

En virtud del STOPIA 2006 la cuantía de limitación del propietario se aumenta, con carácter voluntario, a 20 millones DEG (US$ 31 millones) para los petroleros pequeños, que, a afectos de este acuerdo, lo son los buques tanques de hasta 29.548 toneladas de arqueo bruto por daños causados en Estados Partes del Convenio del Fondo 1992.

En base al TOPIA 2006, el Fondo Complementario tiene derecho al resarcimiento por parte del propietario del buque del 50% de los pagos de indemnización que haya hecho a los demandantes, si el siniestro afecta al territorio, al mar territorial o a la ZEE de un Estado Parte del Fondo Complementario y en él se vea involucrado un buque cuyo propietario hubiera concertado voluntariamente este acuerdo.

Ambos acuerdos prevén que transcurridos diez años se debería llevar a cabo un examen de la experiencia de las reclamaciones por daños debidos a la contaminación por hidrocarburos durante el período 2006-2016 y, posteriormente, a intervalos de cinco años.

 

 

 

 

Fuente: Fernando Ruiz -Gálvez Villaverde

Miembro del Comité Marítimo Internacional (CMI) y Consejero Jurídico de la delegación española en la Organización Marítima Internacional (OMI).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *