Día Marítimo Mundial 2017

Las Naciones Unidas (ONU), a través de la Organización Marítima Internacional (OMI), ha creado el Día Marítimo Mundial para celebrar la contribución de la industria marítima internacional hacia la economía del mundo, especialmente en el transporte marítimo. 

Me gustaría comenzar mi primer artículo con el día Marítimo Mundial que se celebrará en la sede de la OMI el próximo jueves 28 de septiembre, bajo la temática «Conectando buques, puertos y personas». 

El lema de este año ha sido elegido para transmitir el deseo de querer trabajar con los países desarrollados y en desarrollo, la industria marítima, y los puertos de los sectores público y privado, a fin de identificar y promover mejores prácticas y construir puentes entre los muchos y diversos actores implicados en dichos sectores.

¿Qué significa el Día Marítimo Mundial?

Actualmente alrededor del 80 por ciento del comercio mundial en volumen y más del 70 por ciento del comercio mundial en valor son transportados por mar y son manejados por los puertos de todo el mundo. Estas acciones son aún mayores en el caso de la mayoría de los países en desarrollo. Pues sin las importaciones y exportaciones de mercancías, en la escala necesaria para sostener el mundo de hoy, no sería posible.

Sin embargo, no mucha gente es consciente de esto. Por eso el Día Marítimo Mundial se celebra en muchos países del mundo, para que éste relativo anonimato del sector de los transportes marítimos tenga la oportunidad de contar su historia.

El comercio marítimo sigue creciendo. Hay más de 50.000 buques mercantes de comercio internacional. La flota mundial se ha registrado en más de 150 países y tripulado por más de un millón de marinos de prácticamente todas las nacionalidades.

De hecho, durante los últimos 50 años, la OMI ha desarrollado y adoptado un marco integral de las regulaciones globales que cubren la seguridad marítima, la protección del medio ambiente, entre otros, así como el envío, que se ha vuelto progresivamente más seguro y más eficiente.

Entre los objetivos clave se incluyen la mejora de la cooperación entre las autoridades portuarias y el sector del transporte marítimo y el estrechamiento de las relaciones entre los dos sectores; el ascenso de las normas mundiales y el establecimiento de normas para la seguridad, protección y eficiencia de los puertos y para las autoridades de los Estados rectores de puertos y los Estados ribereños, y la normalización de los procedimientos portuarios mediante la determinación y elaboración de orientaciones de mejores prácticas y materiales de formación.

En definitiva, un transporte marítimo más eficiente, trabajando en asociación con un sector portuario que esté apoyado por los distintos gobiernos, será un motor esencial para la estabilidad mundial y el desarrollo sostenible por el bien de todos.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *