BIMCO: Los portacontenedores equipados con depuradores superan a los petroleros de crudo

La flota de portacontenedores equipada con depuradores superó a la de la flota de petroleros a principios de julio de 2020, según muestran los datos de BIMCO.

La asociación de armadores más grande del mundo dijo que los portacontenedores con una capacidad de transporte de carga colectiva de 5,3 millones TEU ahora están equipados con un depurador para eliminar los gases de óxido de azufre generados por los procesos de combustión en los motores marinos, para así cumplir con la regulación del límite de azufre de la OMI 2020.

Unos 429 barcos, es decir, el 56,3% de la cartera de pedidos actual (1,2 millones TEU) tendrán un depurador a bordo cuando se entreguen.

La capacidad total de depuradoras que estarán a bordo de las nuevas construcciones, ascenderán a 8 millones TEU para portacontenedores (31,6%), 141 millones de TPM para petroleros (30,9%) y 226 millones de TPM de capacidad para graneleros (23,5%).

El principal incentivo para las inversiones en depuradores ha sido hasta ahora el diferencial de precios entre el fuelóleo con alto contenido de azufre (HSFO) y el fuelóleo con bajo contenido de azufre (LSFO), debido a la entrada en vigor de la nueva regulación. 

Sin embargo, la caída de los precios combinada con el impacto del COVID-19, ha reducido esa diferencia de manera significativa a medida que el precio de los combustibles compatibles cayó.

El diferencial del precio del combustible es actualmente de solo $ 67 por TM si el combustible se compra en Singapur, el puerto de abastecimiento de combustible más grande del mundo.

Elegir cumplir con la nueva regulación de azufre sin un depurador instalado requiere que un buque funcione con un fuelóleo con bajo contenido de azufre. Desde el 1 de enero de 2020, la industria mundial de las refinerías ha suministrado al sector del transporte marítimo principalmente fueloil bajo en azufre. 

 

 

 

 

Fuente:

Bimco.org

 

Investigación para mejorar y automatizar las operaciones logísticas

La UE proporciona financiación a través de su programa de investigación e innovación Horizon 2020 para el proyecto MOSES, con el objetivo de mejorar el componente del transporte marítimo de corta distancia.

Durante 36 meses se investigarán innovaciones que incluyan embarcaciones innovadoras y la optimización de las operaciones logísticas.

Se buscará desarrollar un sistema de alimentación híbrido para el transporte marítimo de corta distancia diseñado para acomodar puertos que no tienen los medios para cargar y descargar. El «alimentador» estará equipado con un sistema robótico de manejo de contenedores que es autosuficiente en términos de carga y descarga de contenedores, que mejoraría la capacidad operativa de los puertos pequeños.

Además, se desarrollará un sistema autónomo para maniobrar y atracar barcos, MOSES Autodock, y así proporcionar una independencia operativa de los servicios portuarios. 

También se desarrollará una plataforma digital para vincular la demanda y la oferta de volúmenes de carga, utilizando aprendizaje automático y big data para maximizar el tráfico marítimo de corta distancia.

MOSES está compuesto por 17 socios de siete países de la UE, que contribuirán al objetivo de mejorar el transporte marítimo aplicando conocimientos y desarrollos tecnológicos.

 

 

 

 

Fuente:

The Maritime Executive 

http://mosesproject.eu

Investigación japonesa en reciclaje de carbono para buques con metanización

Nueve compañías japonesas han comenzado con el Reciclaje de Carbono de Buques como parte del Grupo de Estudio de Captura y Reutilización de Carbono (CCR) de Japón. El grupo tiene como objetivo explorar la viabilidad de utilizar la tecnología de metanización para combustibles de buques de cero emisiones. El reciclaje de carbono, un método utilizado para capturar y reutilizar el dióxido de carbono emitido, está atrayendo la atención como uno de los caminos para lograr la descarbonización.

La metanización es una tecnología para sintetizar gas metano al provocar una reacción química entre hidrógeno y CO2. Según el grupo, la metanización de combustibles está llamando la atención como tecnología para alcanzar los objetivos de la OMI, eliminar las emisiones.

Las nueve compañías involucradas están estudiando la cadena de suministro de reciclaje de carbono del combustible de metanización, que implica el suministro de materia prima de CO2, el transporte de la materia prima, la metanización y la conversión en combustible marino. Calcularán la cantidad estimada de emisiones de CO2 en la cadena de suministro y, con base en estos resultados, identificarán desafíos técnicos y una hoja de ruta para el desarrollo del proceso.

La primera etapa de actividades involucra la separación, captura y licuefacción de CO2 emitido por las acerías, el transporte de CO2 licuado por barco a un sitio de suministro de hidrógeno, la generación de metano sintético a partir de CO2 e hidrógeno por reacción de metanización, y la licuefacción del sintético. Metano para crear combustible marino.

Además de obtener un valor aproximado de las emisiones de CO2 en esta supuesta cadena de suministro, el grupo también identificará los desafíos y decidirá si continuar con las actividades posteriores de la siguiente etapa en función de sus hallazgos.

 

 

 

 

Fuente:

The Maritime Executive