LA INSCRIPCIÓN PROVISIONAL DE LOS BUQUES

Según la Circular 20/1992 de la Dirección General de la Marina Mercante sobre Instrucciones para la Organización y funcionamiento del Registro Especial de Buques y Empresas Navieras, hay que distinguir entre buques nacionales y extranjeros.

 

Inscripción provisional de los buques nacionales.-

Los buques en construcción en la Lista novena del Registro Ordinario pueden registrarse en el REBECA . Dicha inscripción no tiene mayor utilidad para las bonificaciones y exenciones fiscales y, ciertamente, las cuestiones de dotación, son para buque en servicio o explotación, por lo que se trata de una reserva de folio.

Los buques procedentes el Registro Ordinario en servicio activo se registraran directamente en el REBECA a solicitud de su armador acompañado simplemente una copia de la Hoja de Asiento donde conste la vigencia de la inscripción en el Registro Ordinario acreditada la cual se extiende la inscripción provisional y se otorga la Patente Provisional de navegación por un periodo de seis meses, periodo durante el cual debe obtenerse la inscripción definitiva.

La exigencia para formalizar la inscripción definitiva de estos buques se refiere al título de propiedad o contrato de arrendamiento, así como la certificación del Registro de Bienes Muebles acreditativa del estado de cargas que pesen sobre el buque, aportada la cual se eleva a definitiva la inscripción y se expide la correspondiente Patente de Navegación.

 

Inscripción provisional de buques extranjeros.-

La Inscripción provisional efectuara en base a solicitud formulada por el armador propietario o explotador, acompañando copia de título correspondiente certificación relativa el buque emitido por la autoridad marítima del país de registro donde constan las características relativas al buque, así como el estado de cargas y gravámenes. A dicha documentación se acompañara el despacho de aduanas para buques procedentes de países terceros. La inscripción provisional conlleva, como en el supuesto anterior la expedición de la correspondiente Patente Provisional de navegación.

La inscripción definitiva de buques extranjeros se formalizará con la aportación de documentos como el certificado de baja del registro de procedencia y, en su caso, la conformidad de los acreedores hipotecarios al registro del buque bajo pabellón español, obtenido la cual se expedirá la Patente de Navegación correspondiente.

 

 

 

 

Fuente: 

La Circular 20/1992 de la Dirección General de la Marina Mercante sobre Instrucciones para la Organización y Funcionamiento del Registro Especial de Buques y Empresas Navieras.

Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.

Profesor Manuel Millara Nebril, Capitán de la Marina Mercante, Jefe de Area del Registro Marítimo Central de Buques, Dirección General de la Marina Mercante.

 

 

 

 

EL RÉGIMEN JURÍDICO DE LOS BUQUES

Continuando con el artículo de la semana pasada, la Disposición Adicional decimosexta de la LPMM, tras actualizarse el último párrafo del apartado 4.a), ha introducido que «también podrán solicitar su inscripción en el Registro especial los organismos públicos o la Administración pública que ostenten la titularidad o la posesión por cualquier título que garantice la disponibilidad sobre la totalidad de los buques civiles a que se refiere el apartado 4.b.3 aportando una certificación del órgano competente que acredite la titularidad o posesión del buque.

Las empresas a que se refiere el número anterior podrán solicitar la inscripción en el Registro especial de aquellos buques que cumplan los siguientes requisitos:

1º Tipo de buques: Todo buque civil apto para la navegación con un propósito mercantil, excluidos los dedicados a la pesca, ya estén los buques construidos o en construcción. Se consideraran también inscribibles los buques civiles de titularidad o posesión pública que desempeñen funciones que pudieran tener propósito mercantil si pertenecerían al sector privado.

2º Tamaño mínimo: 100 GT.

3º Título de posesión: Las empresas navieras habrán de ser propietarias o arrendatarias financieras de los buques cuyo inscripción solicitan; o bien tener la posesión de aquellos bajo contrato de arrendamiento a casco desnudo u otro título que lleve aparejado el control de la gestión náutica y comercial del buque.

4º Condiciones de los buques: Los buques procedentes de otros Registros que se pretendan inscribir en el Registro especial deberán justificar el cumplimiento de las normas de seguridad establecidas por la legislación española y por los convenios internacionales suscritos por España, por lo que podrán ser objeto de una inspección con carácter previo a su inscripción en el Registro especial, en las condiciones que determine el Ministerio de Fomento.»

Por otro lado, destacar el artículo 252.4 de la LPMM, en el que se establece que las condiciones de idoneidad de los buques deben de cumplirse no solo en el momento del Abanderamiento del mismo, sino a lo largo de su permanencia bajo el Registro Especial a efectos de mantener un Registro de calidad.

Los buques de pabellón español que estén sujetos a inspección por el Estado rector del Puerto, podrán causar baja en el Registro de Buques y Empresas navieras o, en su caso, en el Registro Especial de Buques y Empresas Navieras, previa instrucción de expedientes al efecto, en los supuestos de buques que cuenten con tres detenciones en firme en los últimos treinta y seis meses o que tengan 18 o mas años y que cuenten con dos detenciones en firme, asimismo, en los últimos treinta y seis meses.

Con carácter previo a la matriculación de un buque en el Registro especial, el titular del mismo deberá aportar el justificante que acredite el pago de los tributos de aduanas, en el caso de buques importados sujetos a esta formalidad.

Señalar, que el tamaño mínimo de 100 GT ́s se refiere a toneladas de arqueo no a desplazamiento y responde al criterio de arqueo mínimo para ser considerado como buque para el transporte de personas y / o mercancías por vía marítima.

 

 

 

 

Fuente: 

La Disposición Adicional Decimosexta de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante (Ley 27/1992, de 24 de Noviembre).

Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.

Profesor Manuel Millara Nebril, Capitán de la Marina Mercante, Jefe de Area del Registro Marítimo Central de Buques, Dirección General de la Marina Mercante.

 

 

 

 

 

 

EL RÉGIMEN JURÍDICO DE LAS EMPRESAS NAVIERAS

En relación con el artículo anterior, el Registro de Empresas Navieras es un registro abierto y lo es porque permite la inscripción de las empresas navieras sea cual sea su domicilio social.

En este sentido, conviene traer a colación los términos de redacción del párrafo 4. a) de la Disposición Adicional decimosexta de la LPMM : «Podrán solicitar su inscripción en el Registro Especial las empresas navieras siempre que tengan en Canarias el centro efectivo de control de la explotación de los buques o que, teniéndolo en el resto de España o en el extranjero, cuenten con un establecimiento o representación permanente en Canarias, a través del cual vayan a ejercer los derechos y cumplir las obligaciones atribuidas a las mismas por la legislación vigente».

Además, la opción de tener el domicilio en el extranjero permite la posibilidad de inscripción de empresas navieras extranjeras, siempre y cuando, se cuente con un establecimiento o representación permanente en Canarias. Es decir, se establece un registro cerrado, en el sentido que limita la posibilidad de inscripción de las empresas navieras en relación con el domicilio social de la misma.

En este sentido conviene recordar los términos del artículo 252.2 de la LPMM, en su actual redacción dada por el RDL 2/2011, de 5 de septiembre por el que se aprueba el texto refundido de la LPMM : «Estarán facultados para obtener el registro y abanderamiento de buques civiles las personas físicas o jurídicas residentes o domiciliadas en España u otros Estados pertenecientes al Espacio Económico Europeo siempre que, en este último supuesto, designen un representante en España».

A la vista de lo anterior queda claro que sólo una empresa naviera domiciliada en España u otros Estados pertenecientes al Espacio Económico Europeo puede abanderar sus buques en España (Registro Ordinario), esto es, que cualquier otro armador con sede o domicilio social en cualquier otro estado de país tercero no puede abanderar sus buques en el Registro Ordinario aunque si en el REBECA.

Por otro lado, el Régimen Jurídico de las empresas Navieras queda plasmado en la Disposición Adicional Decimosexta de la LPMM en su apartado cuarto a) que queda redactada de la siguiente forma:

Apartado cuatro a)

<< Cuatro. Requisitos de la inscripción de las Empresas navieras y de los buques.

a. Podrán solicitar su inscripción en el Registro Especial las empresas navieras que tengan en Canarias su centro efectivo o que, teniéndolo en el resto de España o en el extranjero, cuenten con un establecimiento o representación permanente en Canarias, a través del cual vayan a ejercer los derechos y a cumplir las obligaciones atribuidas a las mismas por la legislación vigente.

Para la inscripción de las empresas navieras, será necesaria únicamente la aportación del certificado de inscripción en el Registro Mercantil donde se refleje que el objeto social incluye la explotación económica de buques mercantes bajo cualquier modalidad que asegure la disponibilidad sobre la totalidad del buque >>.

 

 

 

 

Fuente: 

La Disposición Adicional Decimosexta de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante (Ley 27/1992, de 24 de Noviembre).

La circular 20/1992 de la Dirección General de la Marina Mercante sobre Instrucciones para la Organización y Funcionamiento del Registro Especial de Buques y Empresas Navieras.

Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.

Profesor Manuel Millara Nebril, Capitán de la Marina Mercante, Jefe de Area del Registro Marítimo Central de Buques, Dirección General de la Marina Mercante.

 

 

¿QUÉ ES EL REGISTRO ESPECIAL DE BUQUES Y EMPRESAS NAVIERAS: REBECA?

La primera propuesta de creación de un registro especial en España data de 1986. En esta fecha, la Asociación de Navieros Españoles ( ANAVE ), el Gobierno Autónomo de Canarias y la Asociación de Industrias Refinerías de Petróleo ( ASERPETROL ) patrocinaron conjuntamente un estudio que concluyó que Canarias no reunía las condiciones para establecer un registro off-Shore.

A pesar de las reiteras peticiones de las empresas navieras, e incluso, posteriormente del sector de la construcción naval nacional, la Administración española, no asumió realmente esta necesidad hasta finales del año 1991. 

A partir de ese año, se difundió un primer Anteproyecto de Ley de creación de un Registro Especial en las Islas Canarias. Posteriormente, esta iniciativa se incorporo a la Ley 27/1992, de Puertos del Estado y de la Marina Mercante ( LPMM ), como Disposición Adicional Decimoquinta, que fue aprobada y entro en vigor en noviembre de 1992.

Por otro lado, tal reglamentación debería de haberse previsto en tiempo y forma para que hubiese sido práctica, desde el punto de vista del procedimiento administrativo, en la inscripción de los buques en el Registro Especial.

Sin embargo, tal necesidad procedimental fue cubierta por la Circular 20/1992 de la Dirección General de la Marina Mercante sobre Instrucciones para la Organización y funcionamiento del Registro Especial de Buques y Empresas Navieras.

Por otro lado, la norma de creación del Registro Especial de Buques y Empresas Navieras (REBECA ), fue una norma de mínimos que no arbitró procedimientos fiscales que hicieran mas atractivo el Registro de Buques y Empresas en el mismo, sino que se hizo de forma escalonada en el tiempo, lo que supuso que el impacto inicial que se esperaba en cuanto a evitar el abandono de pabellón español desde el año 1992, año de entrada en vigor de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, hasta el año 1994 en que se promulgó la Ley de Régimen económico y Fiscal de Canarias que contenía los primeros incentivos en materia tributaria, sólo se inscribieron 14 buques.

Las características del REBECA tratan de establecer un marco normativo atractivo y adecuado a las expectativas de la explotación naviera que haga más competitiva la flota inscrita en ese registro en el marco del transporte marítimo internacional. El REBECA es, por tanto, un instrumento de política económica.

Según la Disposición Adicional Decimosexta de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante (Ley 27/1992, de 24 de Noviembre), el Rebeca es un registro publico de carácter administrativo. Como todo Registro tiene por objeto el establecer las condiciones que deben cumplir los buques para poder acceder a dicho registro, enarbolando pabellón español, quedando sometidos a todos los efectos a la legislación española e inscritos en un registro de su territorio. Los buques inscritos en el REBECA tendrán a todos los efectos la nacionalidad española. Lo anterior cumple con lo establecido en el Convenio de Ginebra sobre el Alta Mar de 1958 ( arts. 5 y ss.) y con el Convenio de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, Montego Bay ( arts. 76 y ss.).

Por lo tanto, este Registro especial tiene por objeto la inscripción de los buques y las Empresas Navieras en los términos establecidos en la propia Ley y en sus normas de desarrollo.

Además, se crearon dos Oficinas de Gestión en la Comunidad Canaria, una en Las Palmas de Gran Canaria y la otra en Santa Cruz de Tenerife, ambas están incluidas en las Capitanías Marítimas correspondientes.

En relación con el párrafo anterior y en el marco de las competencias a desarrollar por las Oficinas de Gestión, se establece una distribución de competencias entre las citadas Oficinas y la Dirección General de la Marina Mercante. En este sentido corresponden a la Dirección General los siguientes cometidos:

1. La inscripción de los buques.

2. La baja de los buques.

3. La dotación de los buques.

4. Las inspecciones previas y operativas.

Las Oficinas de Gestión serán competentes para:

1. La recepción y tramitación de las solicitudes.

2. Las correspondientes anotaciones en la Hoja de Asiento.

3. Proponer las Tripulaciones mínimas de seguridad.

 

 

 

 

Fuente: 

La Disposición Adicional Decimosexta de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante (Ley 27/1992, de 24 de Noviembre).

La circular 20/1992 de la Dirección General de la Marina Mercante sobre Instrucciones para la Organización y Funcionamiento del Registro Especial de Buques y Empresas Navieras.

El Convenio de Ginebra sobre el Alta Mar de 1958.

El Convenio de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, Montego Bay.

Profesor Manuel Millara Nebril, Capitán de la Marina Mercante, Jefe de Area del Registro Marítimo Central de Buques, Dirección General de la Marina Mercante.

 

 

 

 

 

 

LA AUTORIZACIÓN DE CONSTRUCCIÓN DE BUQUES

La autorización de construcción de buque, ha sufrido una variación en materia de competencias en cuanto a la autorización de la construcción correspondiente. Tanto el Real decreto 638/2007, de 18 de mayo, por el que se regulan las Capitanías Marítimas y los Distritos Marítimos ( art. 11 ) como en el real Decreto1837/2000, por el que se aprueba el Reglamento de Reconocimiento e Inspección de buques civiles y posterior Resolución de 31 de julio de 2001 ( BOE no 192, de 11 de agosto ), establecen la competencia para la autorización de la construcción de buques en territorio nacional, menores de 24 metros de eslora ( L ), en las Capitanías Marítimas siendo la competencia para la autorización correspondiente de buques mayores de esta eslora la propia Dirección General de la Marina Mercante.

Autorizada la construcción en los términos competenciales descritos con anterioridad, el Distrito Marítimo del lugar e construcción abre asiento en la Lista Novena o de Registro Provisional, donde se recoge todas las vicisitudes de la construcción hasta la finalización de la misma y la entrada en servicio de la nueva unidad.

Tanto el Reglamento de Inspección ( art. 25 ) como el DARM ( art. 34.5 ) establecen la caducidad de la autorización de la construcción si ésta no se ha iniciado en el plazo de un año.

Asimismo ambos reglamentos reconocen la posibilidad de autorizar el cambio de astillero por necesidades sobrevenidas a interés de las partes. El Reglamento de Inspección en su art. 24.3 y el DARM en su art. 36.

Elementos de significado orden jurídico como son el puerto de matrícula y el nombre de los buques están regulados en el DARM en sus art. 12, 13, 16 y 17 respectivamente.

Respecto al puerto de matrícula el DARM establece lo siguiente:

Artículo 12.

Se entenderá por puerto de matrícula de un buque o simplemente, matricula, el del Distrito Marítimo donde se halle registrado.

Artículo 13.

El titular podrá elegir el puerto de matrícula. La matrícula definitiva tendrá carácter permanente e invariable mientras el buque tenga derecho a arbolar el pabellón nacional.

Para realizar la matriculación de un buque se requiere:

1. Cuando se trate de buques construidos en España para armadores o navieros nacionales, será suficiente la matriculación en el Registro Marítimo de uno de los distritos de la provincia marítima.

Con la solicitud del titular se aportará la siguiente documentación.

a) Proyecto de construcción aprobado.

b) Titulo de propiedad.

2. Si el buque procede de comiso o apresamiento, el armador o naviero deberá acreditar, de modo fehaciente, su legítima propiedad.

3. Para los buques de bandera extranjera procedentes de salvamento o incautados por incumplimiento de obligaciones, adjudicados en virtud de resolución judicial, será necesario el documento oficial que acredite la importación legal.

4. Cuando se trate de buques importados con la solicitud de propietario o propietarios se aportará:

a) Documento oficial que acredite la importación.

b) Baja en el Registro Marítimo de procedencia.

c) Documento que acredite la propiedad del buque o contrato de arrendamiento, en caso de abanderamiento provisional.

Los documentos aquí enumerados expedidos en el extranjero serán visados por la autoridad consular en el país de procedencia.

Artículo 16.

En la solicitud de matrícula provisional se propondrán tres nombres para el buque, por orden de preferencia, haciendo constar, además el número de orden que el corresponda en el astillero a tal construcción.

La aprobación del nombre correspondiente a la Dirección General de la Marina Mercante. La aprobación de los nombres habrá de ajustarse a los requisitos siguientes.

1. Que el nombre propuesto no haya sido asignado a otro buque si este reservado para otro buque en construcción.

2. Que en caso de nombre compuestos no tengan más de tres palabras.

3. Podrán autorizarse anagramas, siempre que no se presten a confusión, así como números a continuación de un nombre, que habrán de figurar escritos en letras y no en cifras.

Artículo 17.

Los nombres de los buques se podrán cambiar mientras dure la construcción, pero no una vez se les haya fijado su señal distintiva.

Sin perjuicio de lo expuesto en el párrafo anterior, cuando se trate de buques de las Listas Primera y Segunda, se podrá autoriza un cambio de nombre o cuando el buque sea alquilado bajo la modalidad de casco desnudo o fletado por tiempo.

El procedimiento de construcción salvo que en el mismo se hayan indicado observaciones o reparos a la misma que deben ser solventados durante su proceso y confirmadas por la Inspección Marítima, sigue con su proceso constructivo y cuyas vicisitudes con efectos registrales, es decir, susceptible de ser anotadas en tiempo y forma en la correspondiente Hoja de asiento de la Lista Novena son las siguiente:

BOTADURA los términos del procedimiento de la misma se recogen en los art. 37 y 38 del DARM siendo competencia de la Capitanía Marítima correspondiente su autorización y seguimiento.

Asimismo. en este momento del procedimiento la Capitanía Marítima solicitará la Asignación de señal distintiva correspondiente y definirá la Lista en que habrá registrarse definitivamente, a elección, lógicamente, de su armador.

El DARM, regula en su art. 39 a 43, los pormenores relativos a las PRUEBAS OFICIALES y cuya finalidad básica, aparte, obviamente de tomar nota de la misma en su correspondiente anotación registral, es comprobar que el buque responde a las especificaciones técnicas propias de su construcción, así como que el mismo se encuentra en condiciones de prestar servicio según su clase, que se halla debidamente pertrechado y que su tripulación se haya debidamente adiestrada para prestar el servicio correspondiente.

La ENTRADA EN SERVICIO del buque, culmina todo el proceso constructivo desde el punto de vista técnico y operativo. Desde el punto de vista administrativo y documental en este punto, el buque debe de cumplir con aquel presupuesto clásico en nuestro derecho de la navegación cual es la dualidad registral, es decir, y como ya sabemos, los buques deben estar inscritos tanto en el Registro de matrícula de buques como en el Registro de Bienes Muebles.

Y este es el fin ultimo del proceso constructivo desde el punto de vista que tiende a asegurar el cumplimiento de aquellas cuestiones relativas a la titularidad del buques, de sus cargas, si las hubiere y del pago de tasas e impuestos correspondientes a través de los preceptivas inscripciones tanto en el Registro de matrícula de buques como en el Registro de Bienes Muebles.

En este sentido, una vez obtenidos los certificados de clase correspondientes ( art. 44 del DARM ), el armador viene obligado a solicitar el Rol de Despacho y Dotación que habilita al buque para iniciar su actividad comercial con carácter provisional.

Este carácter provisional viene reflejado en el Rol de Despacho y Dotación que tendrá una validez de 3 meses, viaje redondo o campaña pesquera ( art. 45 de DARM ).

Superados los plazos anteriormente mencionados existe la posibilidad de prorrogar el precitado Rol con la finalidad de no entorpecer la operatividad del buque de se trate.

La provisionalidad del Rol de despacho queda vinculada al otorgamiento de entrega de nave y a la inscripción de la misma en el Registro de Bienes Muebles.

Inicialmente y, entretanto se elabora la correspondiente escritura de entrega de nave, el documento privado suscrito entre Astillero y armador y conocido como Acta de entrega de nave, es elemento válido para tener la disposición del buque y ejercer actividad operativa con él.

En el plazo de tres meses desde que el buque fue despachado con el Rol provisional, el armador vendrá obligado a aportar escritura pública de entrega de nave y solicitar su inscripción en el R.B.M., para lo que deberá acompañar, aparte de la propia escritura, certificación de inscripción del buque en el Registro de matrícula definitivo elegido por el armador y que no tiene que coincidir, con el lugar de construcción, eso sí, de acuerdo con el art. 19 del DARM, la inscripción de buques en el R.B.M., se efectuará en el que corresponda a la Provincia o Distrito Marítimo en que este se halle matriculado.

Efectuada la inscripción en el R.B.M. se cerrara la Lista Novena de construcción y se elevara a definitiva la inscripción en el Registro de matricula elegido.

Ultimados estos aspectos documentales el Rol se elevará a definitivo y se emitirá la correspondiente Patente de Navegación, con ello, se cierra de un modo formal el procedimiento de Abanderamiento por construcción de buques.

 

 

 

 

Fuente: 

El Real Decreto 1027/89, de 28 de julio, sobre Abanderamiento, matriculación de buques y Registro Marítimo ( DARM ).

Real Decreto 638/2007, de 18 de mayo, por el que se regulan las Capitanías Marítimas y los Distritos Marítimos.

Real Decreto1837/2000, por el que se aprueba el Reglamento de Reconocimiento e Inspección de buques civiles y posterior Resolución de 31 de julio de 2001 (BOE no 192, de 11 de agosto).

Profesor Manuel Millara Nebril, Capitán de la Marina Mercante, Jefe de Area del Registro Marítimo Central de Buques, Dirección General de la Marina Mercante.