Seguro marítimo

Seguro marítimo: «Protección contra la pérdida de futuro».

 

De los cuatro modos de transporte – por carretera, ferrocarril, aire y mar – es esta última la que causa más preocupación, no sólo porque hay fenómenos naturales que pueden dañar la carga y el buque, sino también debido a otros incidentes y atributos que podrían causar una gran pérdida financiera. Por tanto, con el fin de evitar cualquier pérdida, lo más aconsejable sería realizar un seguro marítimo.

En la actualidad, cerca del 80% del comercio mundial se realiza por mar, de ahí que el seguro marítimo cobre tanto protagonismo.

El seguro marítimo tiene por objeto indemnizar los daños producidos por los riesgos propios de la navegación marítima.

El seguro marítimo ha evolucionado desde sus inicios, pues hoy en día existe un mayor alcance en los objetos asegurados. Según el artículo 409 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima, podrán ser objeto del seguro marítimo los intereses en:

1.-Los buques, embarcaciones y artefactos navales, incluso en construcción o desguace.

2.-El flete.

3.-El cargamento.

4.- La responsabilidad civil derivada del ejercicio de la navegación.

5.- Cualesquiera otros intereses patrimoniales legítimos expuestos a los riesgos de la navegación marítima.

 

Tipos de seguros marítimos

A la hora de contratar un seguro marítimo, en función del objeto asegurado, se determinará si es:

Seguro de buques, artículo 439 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima: Garantiza la responsabilidad por abordaje, cuando el buque asegurado sea declarado culpable de daños ocasionados a otro buque. Recoge riesgos de la navegación, de huelgas, pérdida de flete, riesgos de construcción, riesgos de reparadores de buques y protección e indemnización.

Seguro mercancías, artículo 453 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima: Garantiza las pérdidas o daños que pueda sufrir el flete.

Seguro de responsabilidad civil, artículo 463 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima: El asegurador responde como máximo hasta el límite de la suma asegurada por cada uno de los hechos que origen su responsabilidad ocurridos durante la vigencia del contrato.

 

Riesgos cubiertos en el seguro marítimo

Según el artículo 417 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima, el asegurador indemnizará al asegurado, en los términos fijados en el contrato, por los daños que sufra el interés asegurado como consecuencia de los riesgos de la navegación.

 

Exclusión de algunos riesgos en el seguro marítimo

Quedan excluidos de la cobertura del seguro los riesgos establecidos en el artículo 418 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima:

  • La guerra, declarada o no, civil o internacional, el bloqueo y los apresamientos que resulten de ella.
  • La captura, el embargo o la detención por orden de alguna autoridad nacional o extranjera.
  • La piratería, el motín, el terrorismo y las situaciones de alteración del orden público.
  • Las huelgas y los cierres patronales.
  • Las explosiones atómicas o nucleares, las radiaciones y las contaminaciones radioactivas.

 

 

 

La regulación del transporte marítimo internacional

Debido a su naturaleza inherentemente internacional, la seguridad del transporte marítimo está regulada por diversos organismos de las Naciones Unidas, en particular la Organización Marítima Internacional (OMI), que ha desarrollado un amplio marco de las regulaciones globales en seguridad marítima.

La marina mercante es una de las industrias más reguladas y fue una de las primeras en adoptar las normas internacionales de seguridad.

Los reglamentos relativos al envío se desarrollan a nivel mundial. Debido a que el envío es intrínsecamente internacional, es vital que el transporte esté sujeto a normas uniformes en aspectos tales como las normas de construcción, normas de navegación y las normas de competencia de la tripulación. La alternativa sería el uso de regulaciones nacionales que, sin embargo, podrían producir tanto una confusión administrativa como comercial y pondrían en peligro la eficiencia del comercio mundial.

La industria del transporte marítimo está regulada principalmente por la Organización Marítima Internacional (OMI) , que es el organismo de las Naciones Unidas con sede en Londres, responsable de la seguridad de la vida en el mar y la protección del medio ambiente marino. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) también es responsable del desarrollo de las normas laborales aplicables a los marineros en todo el mundo.

La OMI ha adoptado un marco integral de las regulaciones técnicas detalladas, en forma de convenciones diplomáticas internacionales que rigen la seguridad de los buques y la protección del medio ambiente marino. Los gobiernos nacionales, que formen parte como miembros de la OMI, están obligados a aplicar y hacer cumplir estas normas internacionales.

Destacar que el nivel de aplicación de los convenios de la OMI es generalmente muy alto, en comparación con las normas internacionales adoptadas para el resto de las industrias.

Los principales responsables de hacer cumplir las normas de la OMI relativas a la seguridad del buque y a la protección del medio ambiente recae en los estados de bandera. Es decir, en los países en los que se registran los buques mercantes. 

No obstante, los requisitos de la OMI se cumplen a través de las inspecciones de buques realizadas por una red de peritos internacionales. 

Los puertos españoles movieron 82,5 millones de toneladas, creciendo un 4,9%

El movimiento de contenedores superó los 2,3 millones de TEUs, un 1,9% superior a los primeros meses de 2016; y el de mercancías obtuvo un incremento del 5,4%, superando las 80,5 millones de toneladas.

 

Hasta febrero de 2017, según las estadísticas publicadas por Puertos del Estado, en el conjunto de las 28 Autoridades Portuarias de titularidad estatal se movieron 80,5 millones de toneladas de mercancías (Mt), con un crecimiento respecto de 2016 de un 5,4%. La mercancía general, que aumentó un 3,9% hasta situarse por encima de los 36,8 millones de toneladas, sigue tirando del tráfico de mercancías, también los graneles líquidos, con un incremento del 10% y en menor medida los graneles sólidos, con un 0,7%.

Los datos de los primeros meses del año 2017 indican un incremento en los tráficos, con un 4,88% más de actividad, ya que se pasa de 78,68 millones de toneladas en este período de 2016 a 82,52 millones en estos primeros meses de 2017.

El tráfico ro-ro creció un 4% hasta 8,32 millones de toneladas. Con crecimientos muy notables en dos de los cuatro puertos líderes, en Barcelona (+9,9%) y Baleares (+9,5%); sin apenas crecimiento, Algeciras (+0,5%); y con decrecimiento,Valencia (-5,3%).

El movimiento de contenedores también muestra síntomas positivos, con un incremento en estos dos primeros meses del año del 1,9%, alcanzándose 2,33 millones de TEUs. A la cabeza se encuentra Algeciras, con 392.168 TEUs, seguido muy de cerca por Valencia con 391.987 TEUs, y a mucha distancia, Barcelona ocupa la tercera posición con 182.525 TEUs.

Por otro lado se movieron 2,43 millones de pasajeros de línea regular, con un decrecimiento del 2%, de igual manera, los pasajeros de crucero perdieron un 10%, con situándose por encima de 681 mil cruceristas.

En el tráfico total de mercancías, la carga general supone casi la mitad de las mercancías movidas, 46%; el 35% corresponde a graneles líquidos y el 19% restante a graneles sólidos. Entre Algeciras, Valencia y Barcelona movieron más del 43% de las mercancías.

La mercancía general creció un 3,91% hasta los 36,9 millones de toneladas, aumentando muy notablemente en Bilbao (+30,9%), Las Palmas (+16,7%), Barcelona (+10,4%), Valencia (+9,5%) y Baleares (+9,3%), y aumentando ligeramente Algeciras (+3,6%). Estos 6 puertos operaron el 84,6% de la carga general. El 73,9% de la misma se movió en contenedores y el 26,1% restante como carga general convencional.

Los graneles líquidos tuvieron un crecimiento del 10% con respecto al mismo periodo del año anterior y totalizaron 29 millones de toneladas. Entre los principales puertos para este tráfico, Huelva fue el único que registró un crecimiento negativo (+14,9%), mientras que obtuvieron incrementos importantes Algeciras (13,2%), Cartagena (16,5%) y Bilbao (14,5%); Tarragona se mantiene en proporciones similares. Entre estos 5 puertos movieron el 69% de los graneles líquidos.

Los graneles sólidos crecieron un 0,7% totalizando 14,7 millones de toneladas. Entre los principales puertos para esta carga solo registraron crecimiento Ferrol (+95,2%) y Castellón (+26,5%); mientras que descendieron Huelva (-1,2%), Gijón (-8,6%), ) y Cartagena (-13,1%). Tarragona no ofrece datos. En conjunto, estos 6 puertos movieron el 63,9% de los graneles sólidos en España.

El número de buques que han pasado por los puertos españoles ha crecido 4,5%, alcanzando la cifra total de 20,650 embarcaciones. Del mismo modo, el número de cruceros ha crecido hasta las 326 unidades, con una subida del 16%.

 

 

 

 

Fuente: spanishports